el que la hace la paga

un puñado de cosas que, con suerte, nada importan